Enfrentarse a una pizarra vacía es como hacerlo a unas zapatillas en blanco. Enseguida surge el talento y se crea una obra de arte

Anuncios