Cuando en Las Nanis decimos que todo lo que se te pase por la cabeza cabe en unas zapatillas, no lo decimos por decir.

Por ejemplo: imagina que te cuentan ayer que íbamos a pintar unas Nanis en las que aparecería un conocidísimo programa de televisión, sus logos, sus decorados, sus escenarios… ¡Hasta su directora! Seguro que habrías dicho: ¡Sí, anda! Sigue leyendo